Regístrate AQUÍ para recibir nuestro NEWSLETTER

Síguenos en:

Facebook Infonoticias Gandia, ahora pone ABC punto radio Gandia.
Twitter Infonoticias Gandia, ahora pone ABC punto radio Gandia.
Escúchanos en directo
Escuchar la emisión en directo

Opinión

Gandia

Artículo de opinión de Alberto Urbiola

Los gandienses de Podemos quieren imponer censura previa a un periódico local

Imagen

Imagen reciente de Alberto Urbiola

29/06/2014 14:15

Alberto Urbiola

1 Comentarios

Comparte esta noticia

Facebook

Google

Imprimir

Imprimir noticia

Nuestros colegas del periódico SAFOR INFORMATIU denuncian dos intentos del portavoz de Podemos en Gandia, Borja Merino, de prohibirles “la publicación de cualquier información referida a su organización política sin su previo conocimiento y visto bueno”.

Como ciudadano, comunicador, director de Gandia esRadio e Infonoticias Gandia y la Safor y presidente de la Asociación Alicantina de Periodistas y Escritores de Turismo, quiero mostrar mi más completo rechazo a este tipo de actitudes totalitarias y, por tanto, antidemocráticas.

Es probable que estas prácticas mafiosas figuren en un cursillo acelerado de “Cómo convertirse en salvapatrias en una semana”. Es probable que los gabinetes de Comunicación bolivarianos, que haberlos, haylos, hayan elaborado un manual práctico de consejos útiles contra los discrepantes.

Es comprensible que el nivel de autoestima de los “pablemos” esté rebosante, tras la campaña gratuita y las horas de pantalla que ciertas televisiones cercanas a su cuerda le han dado desde hace meses. Y no me cabe la menor duda de que la reciente conferencia en el hotel Ritz de Madrid, un icono de la casta que dicen combatir, les haya puesto al borde del orgasmo mental.

Pero cuidado, no vayan a confundir su financiación bolivariana con imponer aquí aquellas prácticas que, por ejemplo, tienen encarcelados a discrepantes ideológicos, cuando no algunos son “casualmente” asesinados o desaparecidos.

En España ya tuvimos bastante con 40 años de dictadura y ausencia de libertades. Muchos vivimos sus consecuencias en nuestras propias carnes, convinimos democráticamente pasar página y crear un nuevo escenario de convivencia con el que, justamente, se define como el menos malo de los sistemas: la democracia, que es lo que permite que cualquiera, incluso los salvapatrias, puedan exponer y defender sus ideas y proyectos, sean los que sean y someterlos a la votación de los ciudadanos. Libremente por todas las partes. Con la palabra, el argumento, la convicción. Sin trampas, chantajes, presiones, secuestros ni pistolas.

Nuestra más completa solidaridad con los colegas de SAFOR INFORMATIU a quienes animamos y respaldamos en la defensa de la libertad de información y expresión, coincidamos mucho, poco o nada con su línea editorial.

Eso precisamente es la Libertad, con mayúscula y con todo lo que implica, que nosotros humildemente intentamos día a día alcanzar o aproximarnos todo lo que somos capaces en nuestros tres medios.

La práctica del periodismo libre y profesional es un valor superior que también atañe y mucho a toda la sociedad, cuyos miembros deberían ser los primeros en cuidar y defender como beneficiarios directos de esa pluralidad. La Libertad, no es que no sea gratis, es que es bastante más cara que el clientelismo.

Ya les anticipo desde aquí, que mañana mismo nos pondremos en contacto con Borja Merino para ofrecerle una entrevista en directo y que pueda explicarse sobre todo lo que le preguntemos sin censura de ningún tipo.

Nosotros nunca admitimos condiciones ni cuestionarios previos. Invitamos a quien nos parece que tiene algo interesante que contar a nuestra audiencia y es potestad de los invitados acudir o no. Esas son nuestras reglas.

En nuestro actual Estado de Derecho, libre y democrático, con todas las imperfecciones que se quieran y que sin duda hay que actualizar, el Periodismo tiene asignado un papel fundamental de contrapoder, está recogido y amparado en el artículo 20 de nuestra Constitución. Ante cualquier exceso o delito que pudiera producirse, los derechos de los ciudadanos están plenamente garantizados por los comités deontológicos de los colectivos periodísticos y, por supuesto, en los tribunales de Justicia. Siempre hay un juzgado de guardia.

A diferencia de los políticos que lo hacen cada cuatro años, los medios de comunicación nos sometemos a votación de nuestros oyentes y lectores todos los días, siendo ellos los que nos premian o castigan con su fidelidad.

Eso es Libertad en estado puro, la que no nos asusta, la que llevo defendiendo personalmente y ejerciendo con responsabilidad más de 30 años, la que a mí y a mi equipo nos encanta disfrutar y compartir.

1 Comentarios
Titulo comentarios
 
 

César Jara

29/06/2014 17:43:02

domingo, 26 de junio de 2016

Buscador de contenidos

Buscador por población

tiempo Gandía

Encuesta
¿Le parece bien que Arturo Torró haya dejado todos sus cargos en el Partido Popular de Gandia?